Estrés en Profesionales de la Belleza

Carolina Cuiza

0
239

El estrés y la pérdida del cabello, sobre todo en este momento que estamos viviendo, pueden estar relacionados a la ansiedad que experimentan los individuos por encontrarse en un periodo de cuarentena a causa del COVID-19.

Existen tres tipos de pérdida de cabello relacionados con niveles elevados de estrés:

  1. Efluvio telegénico: Producido por un estrés significativo como y la falta de ingresos económicos que estamos viviendo por el encierro en cuarentena. Este tipo de estrés hace que grandes cantidades de folículos aceleren su proceso y pasen más pronto a la fase de descanso. Por lo tanto, dentro de pocos meses los folículos afectados provocarán que grandes cantidades de cabello empiecen a caerse, cuando simplemente te peines o te laves el cabello. Te aconsejamos que consultes con tu estilista ya que existen lociones, ampollas y champús con biotona que ayudan a retener por más tiempo el cabello en el folículo.
  2. La tricotilomania: Es un impulso irresistible e inconsciente de arrancarse el cabello del cuero cabelludo, por lo general en la misma zona, lo que genera una alopecia bastante visible. Arrancarse el cabello puede ser una forma de afrontar sensaciones y momentos negativos o desagradables como el estrés, la tensión, la soledad, el aburrimiento, la frustración u otros. Por lo general, la persona que padece de este síndrome no es consciente de lo que hace, por lo que es necesario consultar por ayuda psicológica.
  3. Alopecia areata: Existen muchos factores que pueden causar este tipo de alopecia, éstos incluyen un estrés grave.

¿Cómo reconoces este problema? Si al peinarte, lavarte o en tu almohada o ropa notas una pérdida de cabello repentina o irregular, más de lo normal, esto puede indicar una enfermedad oculta que requiere la visita a un especialista médico.

El estrés y la perdida de cabello no tienen porqué ser permanentes, si controlas el estrés, el cabello puede volver a crecer. Algunos consejos que nos puede ayudar con estos problemas son:

  1. Mejorar la nutrición: La alimentación saludable y el crecimiento del cabello están relacionados. Por ejemplo, una persona que padece de anemia es muy probable que sufra de pérdida de cabello ya que el hierro, las proteínas y los nutrientes como el selenio, el zinc, vitaminas A y B12, promueven el crecimiento saludable del cabello. En las farmacias encontramos cápsulas de Biotin que ayudan a fortalecer el crecimiento del nuevo cabello.
  2. Ejercicios para reducir el estrés: Los ejercicios liberan las hormonas llamadas endorfina y serotonina, que promueven la calma y eliminan el estrés del cuerpo.
  3. Técnicas de relajación: Podemos realizar técnicas de respiración, meditación o ejercitar un pasatiempo. Estas actividades tienen un efecto positivo y calmante en la mente.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here