El «sucio» trabajo de maquillar la serie «La Peste»

 

 

Tres nominaciones al Goya en la categoría de Mejor Maquillaje y Peluquería (por «Grupo 7», «El Hombre de las mil caras» y «La isla mínima») avalan la larga trayectoria de la sevillana Yolanda Piña. Más de 40 proyectos para cine y televisión y uno que ahora no deja de darle alegrías: la serie «La Peste», en la que trabajó -como ha hecho siempre en todas sus películas- con el también sevillano Alberto Rodríguez.

 

Yolanda Piña y el diseñador de vestuario Fernando García empezaron en el cine a la vez, hace más de 20 años. «Hemos hecho muchas películas juntos sobre todo las de Sevilla y también ahora muchas de fuera. Nos han salido películas y vamos como el pack ibérico, Pepe Dominguez de arte, Fer para vestuario y yo en maquillaje y peluquería», nos explica.

 

Yolanda Piña se formó en peluquería y dio sus primeros pasos con el maquillaje en Sevilla, pero para conseguir acceder a las últimas técnicas viajó Barcelona, Canadá y Los Ángeles. «Siempre estoy haciendo cursos, no puedes quedarte parada porque los materiales cambian y si no te actualizas, te quedas obsoleta», asegura a Bulevar Sur.

 

Yolanda es una profesional muy completa porque además del maquillaje y la peluquería también trabaja en la caracterización de los personajes. «El maquillaje me fascina, yo pinto desde pequeña y supongo que todo tiene que ver. El proceso de la caracterización también me encanta, desde hacer las prótesis a sacarlas, aplicarlas… Y en la peluquería disfruto especialmente con los proyectos de época», dice.

 

En la serie «La Peste» ha sido la jefa de departamento y diseñadora del Maquillaje y Peluquería, con Paco Rodríguez como responsable de la peluquería. A esta sevillana no se le pasa un compañero al que citar, se nota que el trabajo en equipo es la clave para que sus resultados sean de la calidad demostrada.

 

«En agosto de 2016 empezamos a prepararnos para «La Peste». Yo entonces estaba embarazada y por eso no me olvidaré de esa preparación…La toma de contacto con el documentalista, ir a museos, bibliotecas, buscar libros…», recuerda Yolanda. La dificultad para encontrar referencias, especialmente sobre la clase baja, dificultaba su labor. «La peste estaba marcada para la clase muy muy baja y de ellos en pinturas hay muy poco, más por escrito. Los nobles y ricos son los únicos que se podían permitir esos retratos», asegura.

 

 

FUENTE: http://sevilla.abc.es/estilo/bulevarsur/noticias/belleza/maquillaje-serie-la-peste/ – Rocío Ponce, Redacción Bulevar Sur