Como tratar con clientes difíciles

Silvia Cabrera

0
160

Los clientes son imprescindibles en nuestro negocio, sin ellos no hay  negocio pero muchas veces nos topamos con algunos problemáticos, aquí unos ejemplos:

1-El que siempre trata de negociar una rebaja:  regatea o pide un “dos por uno”, tratará de engancharte con la promesa que vendrá siempre a tu salón o que será tu mejor cliente sin embargo lejos de ser un cliente frecuente será uno de ocasión, siempre que haya una rebaja, un “dos por uno” o, a mitad de precio.  Acceder a sus proposiciones en lugar de adquirir ganancia nos va a dejar perdidas, este tipo de persona no será  un cliente frecuente, solo estará buscando ofertas y descuentos de salón en salón, no bajes precios pero no lo dejemos ir, ¿que busca? Descuento, regalos, bueno, demos un incentivo algo que lo atraiga por ejemplo un paquete de donde obtenga un servicio gratis sin gastar demasiado producto ejemplo, un corte, una ampolla de tratamiento o un manicure express etc.  Al tomar todo el paquete, el cliente siente que gano un regalo y así ganamos los dos.

2-El que pide toda la información y nunca acude al salón, el típico personaje que llama y pregunta por cada servicio precios y toda la información pero jamás acude, este tipo de cliente es difícil de tratar porque aunque le des toda la información te pida datos, precios, fotos, dirección no acude, sin embargo siempre debemos tratar a esta persona como posible cliente, aunque nos cueste y nos irrite siempre darle lo que pide en la información, y ustedes dirán ¿por qué?, Bueno, por el simple hecho que si tu tratas mal o dejas de dar información a este tipo de clientes, esta persona va y desacredita tu empresa, la califica con mala atención y otras personas que pueden ser clientes en potencia le creerían, simplemente porque así es el negocio y más en redes sociales que es lo que actualmente manejamos, sin embargo aunque nunca llegue, tu atención será siempre cordial y atenta, esta persona no tendrá porque hablar mal con los demás de nuestra atención al cliente, recuerda una buena referencia la siguen 2 o 3 personas una mala siempre llegara a más de 5 personas.

3- el que siempre reniega; es el el tipo de persona que siempre busca controversia, que va por la vida amargado y provocando conflictos con los demás, posiblemente llegará a tu salón a hablar mal de otras persona e incluso de otros salones que le hicieron mal un trabajo y si tú le sigues el juego, al final será él quien diga que tú hablas mal de tu competencia y te dejará en evidencia ante los demás, pero es un cliente al que también hay que atender, así que debemos mostrarnos ante ella muy pacientes, muy comprensivos, y sobre todo muy profesionales porque también les podemos vender nuestros servicios y productos, necesitan ser comprendidos y escuchados, cuando empecemos a escucharles con gusto pagarán nuestros servicios porque indirectamente están pagando la sesión psicológica que le hemos dado, de ahí el dicho que los estilistas también somos psicólogos de nuestros clientes.

4- El distraído: personas como estas a quienes le estamos explicando nuestros servicios y productos, de sus ventajas y desventajas del mismo, entonces, se distrae en su celular, en una llamada, en la tv, en una mosca que voló cerca, etc.  Siempre estará en otro lado, menos escuchando lo que le decimos y, al final nos pregunta, podría volverme a explicar?, ¿Cómo tratar este tipo de cliente?, muy sencillo, mostrándole el producto, dárselo en sus manos, explicarle e invitarlo a interactuar con nosotros, si es posible que lea con nosotros, usar con ellos nuestro lenguaje corporal también es muy importante.

5- El impaciente: Quiere que le trabajemos rápido, nunca tiene tiempo.  ¿Cómo trabajar con este cliente?, primero hacerle la pregunta con cuanto tiempo dispone para hacerle su servicio y así organizar que tipo de servicio se adapta a su tiempo, es primordial explicarle lo importante que es el tiempo para hacer un buen el trabajo y si es posible re agendar para darle un mejor servicio, esto después de que comprenda lo importante que es el tiempo para que el resultado sea el mejor.

6- Y por último el cliente que siempre tiene la razón.  Es el que sabe más que tú en el tema, todo lo sabe, mucho y supuestamente sabe tu trabajo, nunca dejará que hables incluso levanta un poco la voz para que no lo hagas, hablará de cosas que ella misma ha viso o probado.  ¿Qué hacemos?, dejarlo hablar escucharle, concentrarnos en el trabajo que le estamos haciendo y siempre hacerle creer que le damos por su lado, esto nos va a dar la empatía necesaria que necesitamos para que se sienta cómoda y deje que le trabajemos a gusto, es el tipo de cliente que te quita la lima y se lima ella misma las uñas o que toma el peine y se hace ella misma la raya o se alisa el flequillo a su gusto, lo sé, es incómodo pero al final les encanta nuestro trabajo y por eso nos siguen buscando, pero ante todo les gusta que seamos un tipo de alumnos para ellos, necesita demostrar que sabe más dirá que los productos que usamos ya los conocía y como es un sabelotodo y le gusta cómo le trabajamos da por hecho que ha tomado una decisión acertada por lo tanto se queda.

Y a ti ¿qué tipo de cliente difícil te ha tocado?

Silvia Cabrera

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here