Análisis del mercado de salones de belleza en el Perú

Por Gabriela Bohl Pazos

El mercado de la belleza en el mundo ha crecido vertiginosamente en los últimos años y el Perú no es la excepción.  Hace 15 años que trabajo en el sector y he podido observar y ser parte de esta gran transformación.

El consumidor, ha cambiado mucho en sus hábitos, es más exigente, tiene menos tiempo y está más informado.  Al mismo tiempo se consume mucha belleza por varios factores: necesidad laboral, autoestima, tendencia etc.  Hoy el ser humano está en una continua búsqueda de belleza, salud, juventud y bienestar.  El salón de belleza ofrece todo eso y además es un escape, un santuario, un templo y un refugio anti estrés que permite al consumidor relajarse, mimarse y premiarse en medio de un ritmo de vida tan intenso y agobiante.  Es por ello que los salones de belleza se han multiplicado y los hay en cantidades, con diferentes formatos, estilos, decoraciones, precios y estrategias diversas, también los hay especializados como las barberías, centros de depilación, lugares de sólo uñas, especialistas en cejas y pestañas, salones de niñas, delivery, etc.

Los productos cosméticos profesionales, también se han ido desarrollando con gran velocidad y agresividad en el mercado. Hoy atacan al cliente ofreciéndose directamente en tiendas, antes esto era impensable y hoy genera un gran malestar a los salones quienes antes tenían la exclusiva.  Al mismo tiempo desarrollan sus líneas profesionales con los salones quienes toman como suya la marca y la recomiendan a los clientes.  Aquí se desarrolla una alianza una hermandad entre salón y marca cosmética, en la que los laboratorios dan al salón capacitaciones, apoyo e incentivos diversos a cambio de la fidelidad y en algunos casos exclusividad.  Las empresas invierten constantemente en la renovación de productos, mejorando su formulación, cambiando sus presentaciones, envases y lanzando nuevas colecciones pues de ello depende que el cliente lo adquiera, se vea motivado a comprarlo y le siga prestando atención.  Hoy el Perú cuenta con marcas multinacionales reconocidas internacionalmente que basan su estrategia en la calidad, prestigio y capacitación en el uso de productos, además vemos el ingreso de marcas de países vecinos como Brasil y Colombia con precios accesibles.  Al mismo tiempo hemos visto el despegue de marcas nacionales que hoy están exportando productos con una clara estrategia de precio a países de los 5 continentes.

 Los salones de belleza han crecido en cantidad y calidad, es decir se podría decir que hay zonas de Lima en donde se da una saturación de salones que conlleva a una guerra de precios desangrándose en una guerra donde nadie gana, o mejor dicho quién gana solo subsiste.  Aquí como en la selva, se está dando un proceso de selección natural, de depuración, donde sólo algunos subsisten.  Puede ser el más creativo, el que da atención personalizada, el que hace un mejor marketing o alianzas estratégicas, etc.  Sin embargo, lo bueno de esta competencia es que los salones hoy se esfuerzan en ofrecer más a su cliente, se capacitan y se esmeran saliendo de su zona de confort.  Las Cadenas de salones tanto nacionales como extranjeras están en una estrategia de crecimiento agresiva tanto en Lima como en provincia. Invirtiendo en grandes infraestructuras, mobiliario, decoración y marketing logrando deslumbrar y llamar la atención de los consumidores pero la deuda es aún ofrecer un servicio homogéneo y standarizado.  El talón de Aquiles es lograr que el personal brinde un servicio de excelencia.  Ahí está el verdadero desafío.

Gabriela Bohl Pazos

Consultora, capacitadora en gestión de salones y spa para Ipae, Esan, Pivop Point, L’Oreál, Revlon, Sebastian. Directora de www.salonesyspa.com. Experiencia en Paraguay, Colombia, Brasil y Argentina